quarta-feira, 20 de janeiro de 2010

Defensa de la alegria

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar y también de la alegría.

Mario Benedetti

4 comentários:

.Leonardo B. disse...

[gostaria de imaginar Jorge Drexler a musicar este dulcíssimo poema]

um imenso abraço, Luciane

Leonardo B.

pensar disse...

E viva a alegria.bjs

Mariana Botelho disse...

gosto de algumas coisas do benedetti, e gostei desse poema. li um livro dele muito bom: gracias por el fuego. besos

A.S. disse...

Luciane...

Um belissimo poema de Mario Benedetti...
O Poeta do Amor...


Um beijo
AL